Tuesday, November 21, 2006

SPANISPLENDOR 3: "Qué verde era mi valle".

ras dos insípidas pero necesarias entregas de presentación, la saga jedienta levanta tímidamente el vuelo mientras intenta mostrar los primeros "leif-motiv" de sus protagonistas. Evidentemente, tampoco aquí es cuestíon de complicarse demasiado la vida. Carnaza pa la sartén y, voilá, he aquí sobre la mesa un par de pequeñas miserias que nos pueden servir de aperitivo ante el atracón de desgracias que vendrán. Sí, amiguitos: A nuestro pobre monigote se le ve el cartón. Y no sólo eso, sino que además se ve obligado a elegir entre deforestación total u hombría a media asta. Ríanse ustedes de los dilemas de las tragedias griegas, que esto es "Spanisplendor". Demasiado real para ser cierto.

Para terminar, sólo decirle a quien haya sentido el gag de manera "más personal" que la pastillita de marras es algo más que un McGuffin inventado. Existe, tiene el bonito nombre de "Propecia" y todo aquel que, receta médica mediante, quiera probar su milagro no tiene más que desembolsar 60 euretes por caja en la farmacia más cercana. Y sí, funciona relativamente. Y sí, lo de sus posibles efectos secundarios es verdad.

Y la respuesta es no.

Uffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff....


0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home